Parque El Capricho.Versalles en Madrid

[social_share style=”bar” align=”horizontal” heading_align=”inline” text=”” heading=”” facebook=”1″ twitter=”1″ google_plus=”1″ linkedin=”1″ pinterest=”1″ link=”” /]

En que lugar de la capital podemos encontrar un bunker de la Guerra Civil, un abejero de lujo, un duelo a espada y un laberinto?
La respuesta es inequívoca, en el parque del Capricho.
Situado en el distrito de Barajas, fue mandado construir por la duquesa de Osuna entre 1787 y 1839 y cuenta con  una superficie de 14 hectáreas. Ya en 1845 Pascual Madoz se refiere al parque como “una de las posesiones más hermosas y magníficas que hay en España y quizás la única que pude competir con los Reales Sitios”.
La duquesa de Osuna murió sin ver finalizado el proyecto de su vida, pues la obra se alargó durante 52 años. Lo que ha trascendido de su persona es que se trataba de una mujer de aguda inteligencia, elegancia y compostura que rivalizaba con la reina Maria Luisa y con La duquesa de Alba, interpretando un papel de relevancia en la sociedad española de la época. La duquesa mantenía uno de los salones literarios más importantes de Madrid, convirtiéndose en la personificación de los aristócratas ilustrados del momento y siendo la segunda mujer en ingresar en la Real Sociedad Económica Matritense. Pero no quedó ahí su mecenazgo, Goya encontró en ella a la primera persona que apostó por su obra al adquirir la serie de grabados Los Caprichosos y buena parte de sus pinturas negras.
Pero vamos a pasear un momento por el Capricho, donde podemos encontrar el puente de hierro más antiguo del país

La duquesa mandó construir estanques que conectaban el canal principal que recorre el parque con el salón de baile, de manera que todos los invitados a sus fiestas pudieran disfrutar del cantar del agua de día y de noche.
En la entrada al recinto se sitúa el Parterre de los Duelistas, dos columnas de mármol que sostienen un busto de un duelista inmediatamente antes de comenzar el lance de honor. Existe una leyenda sobre que duelo narra esta composición escultórica, pero guardemos algún secreto. Lo cierto es la distancia que las separa es la misma que la de un duelo real: cuarenta pasos.
 Al otro lado del parque encontraremos un abejero, quizás el abejero más curioso jamás construido pues en él vivían las abejas en el ambiente más lujoso posible, en un edificio neoclasicista cubierto de mármol.
Y un bunker y un laberinto digno del País de las Maravillas y cisnes… Y todo en un lugar perdido de Madrid.
ExperimentaMadrid tiene programados tours al parque del Capricho. Acompáñanos en este fascinante paseo… sin necesidad de viajar a Versalles.

Deja un comentario